La educación pospandemia no volverá a ser la misma

Derivado de los efectos negativos que ha dejado la emergencia sanitaria, miles de escuelas, centros de información, bibliotecas y demás instituciones afines fueron puestas en jaque. Al ser un problema multidimensional, tanto directivos, alumnos y docentes han tenido que enfrentar diversos obstáculos para poder continuar con sus actividades académicas.

EL DILEMA DE LAS UNIVERSIDADES

En este contexto, la situación por la que atraviesan las universidades alrededor del mundo es particularmente interesante por varias razones que serán desmenuzadas a continuación. En primeria instancia, uno de los problemas más preocupantes que urge atender, es el rápido decrecimiento de la matricula estudiantil que están experimentando muchas instituciones de educación superior en América Latina. Tal y como señala el Banco Interamericano de Desarrollo, los estudiantes universitarios que están desertando en la región a causa de problemas económicos ya se cuentan por millones.

En segundo lugar, las partidas presupuestales de las universidades han venido arrastrando un desgaste considerable desde mediados de marzo hasta la fecha. Gastos imprevistos como la costosa sanitización de sus instalaciones o la urgente adquisición de equipo e infraestructura adicional para garantizar su funcionamiento a distancia, han representado serios retos en materia de rentabilidad de los que muchas instituciones no lograron salir avante. En el caso particular de México y según datos asentados por la Alianza para la Educación Superior (ALPES), se estima que alrededor del 40% de sus afiliados cerrarán sus puertas de forma permanente.

Para obtener una idea más clara de lo que implica lo anterior, vale la pena extrapolar el caso de la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos. En palabras del consejero directivo Carol Christ: “se trata del problema más complejo con el que jamás haya lidiado”.

De acuerdo con Christ, los gastos derivados del COVID que ha tenido que asumir la universidad, ya suman 55 millones de dólares, además de esto, el gobierno de California les aplicó un recorte presupuestal del 10%. En otros escenarios, el balance anterior podría haber sido paliado por las nuevas inscripciones de estudiantes, pero en este caso, la tendencia no resulta alentadora.

LA BRECHA DIGITAL

Distintos expertos de la industria coinciden en que la tecnología es la vía más rápida, segura y eficiente para garantizar la continuidad del ciclo escolar, sin embargo ¿qué ocurre con el caso particular de Latinoamérica; región caracterizada por economías frágiles e infraestructura insuficiente en materia de telecomunicaciones? Es aquí donde el sector privado puede hacer una diferencia significativa. Solo a partir de soluciones innovadoras e inteligentes será posible hacer frente a la llamada “brecha digital”.

En términos cuantitativos, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) estima que más de 146 millones de alumnos en el continente han sido afectados por la interrupción de clases presenciales, sin embargo, y gracias a la tecnología, estas cifras podrían decrecer considerablemente en el futuro a mediano plazo. Aunado a esto, distintas compañías ya han empezado a desarrollar dispositivos más económicos para que ningún estudiante se quede sin estudiar. En ese sentido, los continuos avances en las redes de telefonía 5G que proveen internet móvil también serán de gran ayuda para incrementar la accesibilidad y la cobertura.

UNA MIRADA HACIA EL FUTURO

Aún con los hechos desalentadores descritos anteriormente, podemos hallar luz al final del túnel. Afortunadamente son muchos los esfuerzos que se han venido realizando para una mejor adaptación al cambio. En el caso de los alumnos que hacen uso de las bibliotecas universitarias, estos ya no tendrán que salir de casa para acceder al conocimiento.

Entre el amplio abanico de posibilidades que nos brinda la tecnología, los repositorios digitales constituyen un elemento de sobra necesario para las instituciones académicas, tanto públicas como privadas, ya que permiten ofrecer un valor agregado a sus estudiantes. Un buen ejemplo de lo anterior es Bibliotechnia; plataforma de libros electrónicos en español con más de 24,000 títulos en su acervo, provistos por las mejores editoriales nacionales e internacionales.

Gracias a esta poderosa herramienta, las limitantes impuestas por los horarios y espacios físicos se difuminan para dar pie a consultas bibliográficas remotas, las 24 horas del día, los 365 días del año. Lo anterior no solo tiene efectos positivos en el rendimiento de los educandos, sino también en la consecución ininterrumpida del ciclo escolar en curso.

Solo a partir de un compromiso tripartita formado por los gobiernos, la sociedad y la iniciativa privada, será como podremos edificar una realidad educativa diferente y progresista.