Los docentes frente al uso de la tecnología


Mtra. Yadira Alejandra Loaiza Cota

 Actualmente, la tecnología se ha convertido en un recurso o una valiosa herramienta para mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje, debido a que posibilitan el acceso ilimitado de información, interacción y creatividad entre los estudiantes de manera rápida, práctica y atractiva, lo que genera un ambiente motivador para el desarrollo de aprendizajes significativos y autónomos, porque ayuda a mejorar las competencias a desarrollar en el estudiante incluida la alfabetización digital y audiovisual, habilidades de búsqueda y selección de información.

El uso de la tecnología resulta novedoso y se ha transformado en cotidiano, pero la utilización de las mismas puede resultar tan benéfico como perjudicial dependiendo para qué y cómo se utilice. El proceso de enseñanza y aprendizaje de cualquier asignatura se puede facilitar mediante las TIC y, en particular, mediante el uso de internet, aplicando las técnicas adecuadas. Lo anterior, requiere disposición, un gran esfuerzo de cada profesor, un trabajo importante de planificación y coordinación del equipo de docentes. Aunque es un trabajo muy motivador, surgen tareas por doquier, tales como la preparación de materiales adecuados para el alumno.  

Sin duda, parte esencial de la intervención docente es realizar previamente una planeación organizada, considerando elementos básicos como el tiempo, aprendizajes esperados, espacios, recursos, materiales y estrategias de evaluación, tomando en cuenta las características de desarrollo y aprendizaje de los integrantes del grupo, tomando como referencia el contexto escolar, familiar y sociocultural, ya que, se estructura a partir de lo observado donde se identifican los ritmos de trabajo, atendiendo a los estilos de aprendizaje y la atención a la diversidad, sobretodo prestar importancia a los alumnos que presentan Necesidades Educativas Especiales.

Según lo sustenta el principio pedagógico 1.1 en el vigente Plan de Estudios porque el alumno es el referente principal, entonces, se requiere utilizar la evaluación de los aprendizajes con fines de mejora, seleccionando los instrumentos adecuados para ello. De igual manera, en el principio pedagógico 1.2 Planificar para potenciar el aprendizaje, “La planificación es un elemento sustantivo de la práctica docente para potenciar el aprendizaje de los estudiantes hacia el desarrollo de competencias. Implica organizar actividades de aprendizaje a partir de diferentes formas de trabajo…” (Plan de Estudios, Educación básica, 2011, p.27), entonces realizar una planeación didáctica es una forma de organizar y dar estructura a las clases, anticipar lo que puede suceder y siempre tener presente que se debe tomar en cuenta las características de los estudiantes y sus procesos de aprendizaje.

A nivel primaria, he observado que este recurso tecnológico, no se aprovecha al máximo, entre algunas razones, se debe a que los maestros no estamos lo suficientemente capacitados para utilizarlos y por ende, los alumnos tampoco cuentan con un buen nivel de desarrollo de la habilidad para el manejo de las tecnologías y programas educativos; ya que, no se ha fomentado la cultura del buen uso de la tecnología, en la mayor parte de las ocasiones se emplean los equipos de cómputo para entretenimiento, consultando páginas de juegos en línea, redes sociales y videos cómicos, olvidando que también es posible encontrar sitios educativos que permiten divertir al mismo tiempo que favorecer el proceso de enseñanza y aprendizaje de manera lúdica.

El docente influye en lograr que a los alumnos les agrade o disguste trabajar en clase, según el dominio del contenido a impartir y las diversas estrategias empleadas durante la sesión para motivar e interesar a los educandos, la variedad de recursos educativos en los que se apoye, invitándolos a ser partícipes y mantenerse activos en la clase. De esta forma, si el docente disfruta lo que hace, surge en el alumnado la disposición para aprender. Es aquí donde se define la importancia del trabajo de todos los maestros de nuestro país, y el por qué es necesario que se nos capacite para continuar educando.

El sociólogo Philippe Perrenoud, conocido por su amplio trabajo en el área pedagógica de la enseñanza, asevera que, “La escuela no puede pasar por alto lo que sucede en el mundo. Ahora bien, las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación transforman de forma espectacular nuestras maneras de comunicarnos, pero también de trabajar, decidir y pensar.” Por lo anterior, propone utilizar las nuevas tecnologías como una de las diez nuevas competencias para enseñar.De esta manera, los alumnos se entusiasman y desean participar voluntariamente en las actividades, se involucran trabajando en las distintas modalidades, permitiendo el aprender a trabajar en colaboración y al maestro, reforzar lo aprendido y realizar retroalimentación.